domingo, 17 de agosto de 2014

Perseverar es la mitad del camino

Ayer la actriz Uzo Aduba ganó un Emmy, y en la rueda de prensa posterior declaró que justo el día que recibió la llamada que le comunicaba que había conseguido un papel en la serie, había decidido dejar la interpretación. Llevaba tiempo sin trabajar como actriz e iba a renunciar a su sueño… estuvo a un paso de abandonar, como si corriera en medio de una densa niebla y se rindiese a unos metros de la meta que no alcanzaba a ver.

Hace un año, un joven futbolista realizó la pretemporada con el primer equipo de un club de la Liga Adelante, el equipo de su tierra… quizás por ser de la “casa”, o porque nunca había jugado en esa categoría, o por razones meramente técnicas, se decidió no ofrecerle contrato profesional, se le hizo ficha amateur y se intentó cederlo porque en principio, apenas iba a disputar minutos.

El jugador se negó a marcharse cedido, pero los partidos pasaban sin que apenas contase para el entrenador. No fue hasta algunos meses después cuando debutó como titular... lo que pasó a partir de ahí es conocida como la mayor progresión futbolística de un canterano del C.D Tenerife. Hace un año Ayoze Pérez estaba a punto de comenzar la liga en Segunda con pocas opciones de ser una pieza importante de su equipo, hoy se ha convertido en el primer tinerfeño en debutar en la Premier League. 

Ayoze Pérez jugando con el Newcastle United FC

No sabemos si Ayoze estuvo cerca de renunciar a su sueño en algún momento, posiblemente es demasiado joven y talentoso para ello, pero estoy segura de que sí tuvo momentos de dudas como los tenemos todos ¿tendré la oportunidad de ser titular? ¿podré hacer del fútbol mi profesión o tendré que dedicarme a otra cosa…? Etc.

Las dudas siempre aparecen en momentos de incertidumbre, cuando las puertas se cierran, cuando otras personas o circunstancias nos empujan a desistir… pero debe ser nuestra autoconfianza quien gane ese pulso. Recordar por qué empezamos, repasar nuestros logros por pequeños que sean, seguir preparándonos, seguir mejorando en lo que hacemos, y cuando se presente ESA oportunidad dar lo mejor que tenemos en ella.

Así lo hizo Uzo Aduba en aquel “último” casting, así lo hizo Ayoze en cada partido en que fue titular... pudieron no lograrlo, pero finalmente lo consiguieron porque no se rindieron. Hoy ambos se dedican profesionalmente a lo que de verdad aman, y son reconocidos por ello. Perseverar es la mitad del camino, estar preparado para cuando llegue la oportunidad, es casi el resto.




Imagen: nufcfans.co.uk

domingo, 10 de agosto de 2014

Lo que aporta la Psicología Deportiva a los equipos en pretemporada

La pretemporada es una época en la que se combina especialmente la ilusión y el trabajo, un periodo de reencuentros y formación de nuevos lazos, de objetivos que se renuevan y pautas que se establecen. El cuerpo técnico  tiene una ardua tarea por delante: armar el equipo, ponerlo en forma,  explicar conceptos que deben asimilar, transmitir una filosofía de juego, etc.

La psicología deportiva debe integrarse en el plan de trabajo diario y no como una colaboración externa o puntual, y así convertirse en un recurso que ayude a potenciar cada área de trabajo. Las principales funciones en esta etapa de preparación son de asesoramiento e intervención.


Trabajo con los entrenadores

La principal labor de los psicólogos es asesorar y orientar al cuerpo técnico para que las interacciones con el equipo sean más eficaces.

Habilidades de Comunicación


Es uno de los elementos más importantes para un buen funcionamiento del equipo. Si el entrenador se limita a dar órdenes y correcciones, la relación con el grupo será deficitaria, los jugadores necesitan saber qué se espera de ellos y cuál es su rol en el equipo, por lo tanto saber escuchar y comunicarse de forma efectiva es una capacidad a trabajar con los técnicos ya que siempre es mejorable.

Cuando los deportistas ejecuten un ejercicio erróneamente, hay que explicarles qué han hecho mal y cómo deben realizarlo de forma correcta; puede resultar pesado pero es sin duda más efectivo y constituye la base de un correcto aprendizaje. Además, los jugadores se sentirán más “útiles” y se integrarán antes en el equipo si se les da una indicación, en lugar de un simple ¡así no!

Liderazgo

No es fácil ser un líder eficaz, se debe tener suficiente autoridad para que sus decisiones sean respetadas por los jugadores, pero no excesiva hasta el punto de ser temido o detestado por el grupo. El psicólogo puede orientar para encontrar ese equilibrio. Si el equipo siente que trabaja con un “tirano” difícilmente podrá sacar un rendimiento óptimo de cada jugador.

El técnico que es un gran líder no se impone, sino que convence por sus conocimientos, su manera de comunicarse con el grupo, la gestión que hace del vestuario y porque les inspira para conseguir objetivos, les motiva a superarse y se gana su confianza mediante la coherencia entre su discurso y sus acciones. 

Trabajo con los jugadores  

Estos son los principales aspectos en los que el psicólogo debe intervenir:
     
Identificación con el equipo

Cada club cuenta con una historia desde su formación hasta la actualidad, y en esa genealogía existen crónicas de personas que ayudaron a sentar las bases del equipo, de vicisitudes que debieron superar como entidad.  Conocer la historia tras el escudo debería ser asignatura obligada desde la base, saber quiénes fueron esas personas de las fotos en blanco y negro de los pasillos… En pretemporada se pueden dedicar algunos minutos al final del entrenamiento a que cuerpo técnico, jugadores veteranos, excompañeros e incluso otras personas cercanas al club narren episodios destacados de la historia del club.



Seguramente entre esas historias se encontrarán anécdotas que resalten valores del equipo y que faciliten una visión global de lo que el club significa; esta es una forma de conseguir una identificación gradual entre el jugador y los colores que representa.

Cohesión grupal

Desde el primer momento los jugadores veteranos del equipo deben facilitar la integración a los nuevos, es un rol ideal para que lo desempeñe los capitanes y compañeros en los que ellos deleguen: normas formales e informales del grupo, incluso información que necesiten si son nuevos en la ciudad, etc.

En pretemporada se pueden aprovechar las sesiones físicas especiales para fomentar la interacción entre los miembros del equipo: caminatas, sesiones en la playa/monte, práctica de otros deportes… En esos momentos de esfuerzo, de recuperar la forma, de dureza y superación se empieza a formar una “camaredería” entre el grupo que hay que continuar cimentado y fomentado durante la temporada. También ayudan las actividades que el equipo organice como comidas, visitas a organizaciones y lugares señalados de la ciudad, etc.

Hay más temas que la psicología deportiva puede y debe abordar en la pretemporada pero considero que estos son los más destacados y además engloban otros aspectos. Para finalizar me gustaría citar esta frase de un gran deportista, en ella hace referencia a una de las situaciones que el entrenador debe gestionar desde un liderazgo adecuado: saber transmitir que primando el esfuerzo colectivo gana el equipo y cada uno de sus miembros.
“En Carolina del Norte me enseñaron algo en lo que creo fervientemente: si los objetivos se conciben y se logran como equipo, las carreras individuales destacarán por sí mismas”. 
Michael Jordan




Fuente imágenes: wikipedia.org y Steffen Ramsaier con licencia CC