domingo, 29 de junio de 2014

Luis Suárez muerde, la FIFA margina

Jornada 13 del Mundial, el partido destacado del día era el Italia-Uruguay, dos campeonas del mundo enfrentadas en el grupo de la muerte por una plaza para octavos de final, a Uruguay sólo le valía la victoria, a Italia le bastaba el empate; 0-0 iban en el minuto 81 cuando Luis Suárez dentro del área forcejea con Chiellini y le acaba mordiendo.



Lo más preocupante, es que esta conducta se repetía por tercera vez, Suárez mordió a un jugador contrario en el terreno de juego en 2010 y también el pasado año. La opinión pública no ajena a este hecho, inundó las redes sociales con montajes fotográficos del tipo “Hannibal Suárez”, y los titulares de la prensa al día siguiente no se quedaban atrás:


Evidentemente algo está sucediendo cuando la conducta agresiva se repite, una situación de estrés que le supera, en este caso, estar a 9 minutos de la eliminación del Mundial, un impulso primitivo que nace desde su sistema límbico para paliar esa sensación de angustia, incluso de peligro y que no encuentra autocontrol suficiente que pueda contrarrestarlo, Luis Suárez muerde y al morder se libera.

Que su acto estuvo mal lo sabemos todos, que es reprobable también, y tengo la esperanza de que salga a pedir disculpas en algún momento, es ese el primer paso. Pero las medidas de la FIFA no las comparto:

  • Suspendido 9 partidos oficiales con Uruguay: se podría discutir si el número de encuentros es bastante o no, pero creo que esta medida era suficiente castigo. ¿Por qué? Porque no imagino peor penitencia para un jugador que no poder participar en la Copa del Mundo con su país. La expulsión del mismo es en sí un correctivo personal y público a su conducta.

  • Multa de 100.000 francos suizos: No se aclara el destino del dinero, así que supongo que irá a las arcas de la FIFA. Entendería que este dinero fuera para la Federación italiana de fútbol, o a Chiellini concretamente, víctima del mordisco. Pero lo que realmente espero de la FIFA que busca la ejemplaridad en sus acciones, es que  haga algo constructivo con el dinero, como por ejemplo emplearlo en un programa educacional para la no violencia en el deporte base.

  • Prohibición de participar en cualquier actividad relacionada con el fútbol, incluido el acceso a estadios: Para mí esta medida no es un acto de disciplina ejemplar, como lo han vendido, es un acto de marginación hacia un futbolista, un deportista, una persona. No sólo no la comparto sino que me horroriza, marginarlo NO es la solución. En lugar de cuatro meses sin poder acceder a un recinto deportivo, la FIFA debió dar un paso más en su problema, buscar una alternativa para el periodo que dure la sanción, una propuesta activa y educativa, no excluyente
La Comisión Disciplinaria de la FIFA debería tener su propio gabinete de expertos en diferentes disciplinas, incluida la Psicología, con programas para ayudar a los futbolistas en este tipo de situaciones, como una parte más de la sanción. Programas de control de la ira, de manejo de la ansiedad, etc., que les proporcionen  herramientas para superar estos problemas. Creo que debería ser algo prioritario para este Organismo, que en cambio decide las pautas del fútbol y sus deportistas con decisiones estancadas en la autocomplacencia y la resaca del poder.

Jerome Valcke, secretario general de la FIFA dijo que Luis Suárez necesita tratamiento para superar sus problemas disciplinarios, sin embargo, es mucho más fácil señalar, castigar y aumentar la caja a base de multas que tomar medidas que eduquen y ayuden de verdad. Reconstruir es mucho más laborioso y requiere más tiempo que destruir… Mucha gente esperaba más de Luis Suárez, yo sin embargo, esperaba más de la FIFA. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario