martes, 20 de mayo de 2014

La caída del Barça

La Liga 2013/2014 ha terminado, el Atleti campeón, en la última jornada y ante el único rival que podía arrebatarle el trofeo, final de película con claro vencedor. Al otro lado del ring el que fuera ganador legendario, ahora una sombra irreconocible de lo que fue, el Barcelona de juego acompasado, casi sinfónico y a la vez letal se ha ido transformando en un equipo en blanco y negro, sin banda sonora, sin objetivos y lo que es aún peor, un equipo sin ganas. Fue curioso ese partido de contrastes, el equipo todo corazón contra el equipo que jugaba sin alma…


Pero ¿cuáles han sido los principales motivos de esta caída?
  • Ausencia de liderazgo: Comenzó la pasada temporada cuando se agravó la enfermedad de Tito y el equipo hubo de disputar gran parte del campeonato sin la presencia de su entrenador, con Roura como “sustituto”. La lesión de Puyol no le permitió ser apenas titular, tampoco la presente temporada y esta falta de liderazgo se hizo patente también en el campo, un grupo sin líderes es un equipo que se diluye en el camino.
  • Escándalos institucionales: La gestión de Rosell y posterior dimisión, la falta de transparencia en el fichaje de Neymar, los problemas de Messi con Hacienda, etc., numerosos problemas extra-deportivos que sin una adecuada gestión del vestuario es imposible que no afecten a los jugadores y las relaciones internas del grupo. 
  • Disminución del rendimiento: Los problemas anteriores se agravan cuando un equipo deja de tener una meta común, una idea que les motive, que les lleve a superarse, es difícil mantener el nivel de motivación en un equipo que ha ganado tanto, y si no se renuevan los objetivos y la ilusión, la desgana irá haciendo mella. 

Tras perder la Copa del Rey el equipo dejó de competir, caminaba en vez de correr, perdió totalmente su esencia y su personalidad, 11 jugadores pero no un equipo… esa eliminación, la posterior en Champions, la pérdida de Valdés por lesión, la dolorosa muerte de Tito, la despedida de Puyol, razones que hubiesen bastado para “reactivarse” por orgullo, por tributo, no fueron suficientes, más bien una última losa… ya era tarde, el equipo hacía tiempo que había claudicado.

tweets de Iniesta tras perder la Liga
Cuando el coche que conducimos es nuevo la dirección va como  la seda, en una recta podemos soltar las manos del volante unos segundos y comprobar que el coche no se desvía un centímetro, sigue hacia adelante solo, recto. Cuando va pasando el tiempo y hemos cogido baches, badenes y subido en algún que otro bordillo… al coger una recta y soltar las manos del volante, comprobaremos que la dirección se desvía, y que debemos redirigir el rumbo con nuestras manos… ya no va como la seda, ya no va “solo”, se desvía irremediablemente hacia un lado o el otro. 

Algo así le ha pasado al F.C. Barcelona, aquel flamante equipo de los 6 títulos, aquella máquina engrasada que iba como la seda, fue encontrando baches en forma de salidas no esperadas, escándalos en la directiva, falta de transparencia en los fichajes, ausencia de liderazgo, incluso el gran badén de las enfermedades y la muerte… demasiados socavones que han ido lastrando esa dirección perfecta. Es obligatorio realinear, cambiar piezas, una profunda puesta a punto. 

Se enfrenta Luis Enrique a un reto mayúsculo: entusiasmar a un grupo “deprimido”, contagiar esfuerzo y trabajo a un bloque desganado, recuperar el liderazgo perdido, "traer de vuelta" a Messi, formar de nuevo un EQUIPO y no una suma de individualidades. Quizás encuentre algo de ayuda a la vuelta de la esquina, quizás la ilusión perdida la reencuentren algunos en la competición más preciada, no imagino mayor motivación para un futbolista que un Mundial…

No hay comentarios:

Publicar un comentario