miércoles, 2 de abril de 2014

¿Es la motivación suficiente...?

Se ha hablado mucho de los videos motivacionales antes de los partidos, unir imágenes de batallas y superación personal con música épica. De esta manera puede conseguirse una motivación alta en los jugadores antes de saltar al terreno de juego.

Imagen de JJ Vico en Flickr con licencia CC

Este fue el vídeo que vieron los jugadores de River Plate el pasado domingo antes del superclásico que ganaron 2-1 ante el Boca:


Este tipo de material audiovisual ha de reunir ciertos aspectos para ser efectivos:
  • Que salgan imágenes de los jugadores, a ser posible de todos ellos, para que los momentos difíciles y también de alegría vividos tengan una activación emocional en los protagonistas. Sentirse partícipes del camino recorrido hasta ese momento, de los logros alcanzados como equipo y de esta manera reafirmarse en ellos.
  • Si es posible, mezclarlos con imágenes épicas de películas o documentales para ensalzar el espíritu de lucha y superación.
  • Música “gloriosa”: en el ya famoso vídeo que Guardiola puso a sus jugadores en la final de la Champions de 2009 se utiliza la Banda Sonora de Gladiator y se termina con la Nessun Dorma de Puccini interpretada por Pavarotti. Esta canción ha sido recientemente utilizada en un estudio sobre música y emociones ya que ha demostrado tener una gran capacidad  para conmover a las personas.


El uso de este tipo de vídeos es una gran herramienta si cumple los criterios anteriores y se utiliza en momentos muy señalados, evidentemente si se abusase de ellos a lo largo de la temporada, su efecto se reduciría drásticamente.

La motivación nos impulsa, es el deseo de alcanzar una meta… pero  por sí sola no es suficiente para que una conducta se active. En los casos anteriores hablamos de elevar la motivación en un momento concreto (antes de un partido decisivo), pero si hablamos de la motivación general, de la de toda una temporada, es ahí donde entran en juego los procesos volitivos, es decir, mecanismos que ponemos en práctica de manera consciente para comprometernos con la consecución del objetivo, son el esfuerzo y la persistencia para sobreponerse a los obstáculos, es poner en marcha una serie de estrategias guiadas por la VOLUNTAD, para llegar a la meta.

Antes del pasado Athletic-Atlético, Simeone organizó en el hotel de concentración un encuentro con Irene Villa, mujer víctima de un atentado terrorista en el año 1991 cuando aún era una niña, y en el que perdió ambas piernas y tres dedos de una mano. En la actualidad se dedica a dar charlas en las que habla sobre aquella experiencia y todo el proceso de superación que ha vivido y refleja en su libro “Saber que se puede”. Esta es una de las frases que le dijo aquel sábado por la mañana a los futbolistas:

"Ganar está muy cerca de perder, pero nunca hay que dejar de luchar. Siempre hay que estar alerta porque la vida te puede golpear muchas veces, pero hay que levantarse después de cada caída. Hay que saber encajar el éxito y la adversidad. Hay que pelear cada día, sin dejar escapar ninguno".
Posiblemente sus palabras dejarán una huella en los jugadores más allá de aquella victoriosa tarde... el grupo de Simeone es un equipo fuerte en defensa, físico, solidario en el esfuerzo, muy luchador; hay una clara similitud entre la vida de coraje de Irene y el juego combativo del Atlético. Y en esa identificación el equipo puede encontrar una nueva fuente de motivación para seguir peleando por los títulos... un genio el Cholo.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario